Viñeta cómica sobre la edad del Sol

Sí, la edad importa… y ¡mucho! Son muchas las personas que no cejan en su empeño de parecer más jóvenes mediante diversas tácticas como el uso de maquillaje o incluso llegando a utilizar los servicios de los cirujanos plásticos. Pero cuando se habla de edad, hay que pensar en términos relativos. Sí, ya sabemos que unas personas llevan mejor el paso de los años y los posibles achaques que conlleva la oxidación de las células pero… aquí vamos a hablar de grandes cifras. ¡Fíjate!

Cuando hablamos de la edad de las estrellas hay que abstraerse un poco y pensar a lo grande. Y hablar de la longevidad de las estrellas no es un tema menor ya que la edad de las estrellas ¡importa! Hoy aquí hablaremos entre otras cosas de “arqueología estelar” y de cómo conocer la edad aproximada de las estrellas. Interesante, ¿verdad?

Algunos científicos (te los puedes imaginar si quieres vistiendo bata blanca pero recuerda que no siempre visten así) señalan que el universo puede tener una edad aproximada superior a los 13 mil millones de años. ¿Te lo puedes creer?

Ahora también se sabe que hay estrellas muy longevas que llevan brillando más de 13 mil millones de años. Son estrellas muy raras y los investigadores creen que aportan información muy valiosa de los orígenes y composición del universo.

Las primeras estrellas tuvieron que surgir en aquellos momentos producto del llamado “Big Bang” y estarían compuestas de los gases de ese universo primigenio. Esas estrellas primigenias estallarían después en forma de supernovas, liberando materiales al espacio.

Como sabes, por un post anterior de este blog divulgativo, las estrellas principalmente están compuestas de los gases hidrógeno y helio que van transformando en otros materiales más pesados (carbono, nitrógeno, oxígeno, hierro…) mediante fusión nuclear. Y cuando van terminando su combustible terminan explotando y los materiales resultantes pueden servir con el paso del tiempo para formar otras estrellas que serían de segunda generación, tercera, cuarta… y así paulatinamente. Por cierto, ¿sabías que el Sol es una estrella de tercera generación?

Uno de los métodos para determinar la edad de las estrellas

Y llegados a este punto, ¿no te has preguntado cómo pueden conocer los astrónomos la edad de las estrellas? Lo hacen a través de lo que se llama espectroscopia que, básicamente, consiste en analizar la luz estelar para conocer los materiales, los elementos químicos, que componen las estrellas.

Como hemos comentado, las estrellas jóvenes se van formando a partir de gases y materiales procedentes de otras estrellas antiguas que explotaron. Por tanto, las primeras estrellas, las más longevas, esas que hemos dicho que siguen brillando desde casi los orígenes del universo, apenas tendrán esos materiales metálicos que sí tienen estrellas más jóvenes.

En definitiva, los científicos analizan la luz de las estrellas y determinan que las más antiguas son aquellas que apenas disponen de metales, especialmente de hierro, ya que las más jóvenes si poseen estos materiales metálicos más pesados procedentes de la explosión de estrellas en el pasado. Así que podemos concluir que cuanta menos concentración de metales tengan las estrellas más viejas serán.

En las personas, la edad importa porque determina el estado físico de las personas ¿verdad? Pues, como hemos visto, en las estrellas sucede algo parecido ya que el estado físico (tamaño, temperatura, etc.) de una estrella también viene determinada por su edad, además de por su masa y composición química. Así que…. ya sabes… la edad ¡importa! 😉

¿Qué son las constelaciones?

¿Quién no ha imaginado en alguna ocasión imágenes en las nubes o en los suelos de terrazo cuando se miran con creatividad?

Os acordáis cuando eráis niños y jugabais a “unir los puntos”…  Sí, ese pasatiempo en el que había que ir enlazando puntos numerados con una línea y al final, ¡oh sorpresa! aparecía un dibujo inesperado.

Pues pensad que en épocas muy pretéritas nuestros antepasados hacían algo parecido mirando al cielo nocturno. Sí, miraban al cielo con mucha atención y también “descubrían” imágenes inesperadas.

En realidad, una constelación es una agrupación de estrellas a las que mediante trazos imaginarios se configuran siluetas de objetos, animales, seres mitológicos, etc. que le otorgan nombre. Este llamémosle “juego de unir puntos” además de milenario tenía diferente resultado en cada cultura. Los resultados de las constelaciones mesopotámicas no eran los mismos que los de las constelaciones de la cultura griega, hindú, china…

En lo que sí coincidían en muchos casos era en la funcionalidad ya que las constelaciones tenían finalidad agrícola, de viaje, religiosa, etc. Gracias a las constelaciones se medía mejor el tiempo, el transcurso de las estaciones, se guiaban las caravanas comerciales por los desiertos o los marinos por los océanos… Apasionante, ¿verdad?

De entre las miles de estrellas que en una noche de cielo estrellado podemos percibir a simple vista es muy probable que dedicándole tiempo y ganas obtuviéramos nuestras propias constelaciones… pero de lo que se trata es de, además de usar la imaginación, tener presente una guía de estrellas agrupadas con posiciones aparentemente invariables y que podamos reconocerlas con mayor facilidad gracias a las siluetas imaginarias que forman en la bóveda celeste.

Por este motivo, la Unión Astronómica Internacional (UAI) realizó en 1928 una reagrupación oficial de la esfera celeste dando lugar a 88 constelaciones. Actualmente para los astrónomos profesionales la gran importancia que tenían las constelaciones no es tal ya que hacen referencia a los objetos celestes en función de su posición relativa en la esfera celeste mediante sistemas de coordenadas. Sin embargo, tanto a los astrónomos aficionados como a las personas sin conocimientos profundos de astronomía nos gusta seguir utilizando las constelaciones para disfrutar del cielo estrellado y, por supuesto, para utilizar los diferentes modelos de estrellario.

Los nombres de las constelaciones son producto de los escogidos por la cultura griega y recogidos por el erudito greco-egipcio Ptolomeo además de observaciones realizadas por otros más modernos astrónomos… En definitiva, un compendio de saber milenario integrado que ha llegado a nuestros días.

Llegados a este punto me pregunto si a algun@s de vosotr@s querríais tener la “Guía del Cielo 2017” que como sabéis tiene información muy interesante para salir a disfrutar mirando al cielo. Esta guía os enseña a distinguir en vuestras observaciones a simple vista las constelaciones, planetas, fases lunares, eclipses, lluvias de meteoros… En fin, todo un compendio astronómico muy interesante realizado por Enrique Velasco y Pedro Velasco y publicado por PROCIVEL S.L.

Ahora puedes ganar de forma TOTALMENTE GRATUITA la guía en este sencillo SORTEO. Tan solo tienes que:

1.- Dale al “Me gusta” de Facebook.
2.- Escribe tu email.
3.- Y dale a ¡Participa!

En este enlace del sorteo puedes poner los datos para participar. Desde (*) estrellario os deseamos ¡Mucha Suerte!

Sorteo del libro Guía del Cielo 2017

Guía del Cielo 2017 (PROCIVEL)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies